Reflexiones en Granada

Junio 2005


Esta colección de mensajes fueron escritas desde la distancia en una fria e empersonal habitación de hotel (¿conoceis muchos hoteles con habitaciones personales?). El Capitán Jack's acababa de llegar a nuestra vida... un nuevo destino se abria en nuestras almas. Respirar. Construir la "verdad".

Harto de mentiras ofrecidas a diario en nuestro Club de Megascooters...

Los 8 mensajes fueron escritos y enviados a la recien nacida Lista de Correo MegascooterSpain Libre Independiente.

De: Cristina y Sergio Altair
Fecha: Jueves, 30 de Junio 2005. 8:06 pm
Asunto: Fade In

Fade In


Hola a todos.


Pues eso, que llevo una semana entera aqui... destacado en la bonita ciudad de Granada.


El dia arranca a las 8:15 desayunando con mis compañeros en el restaurante del hotel. Y no termina hasta las 01:00 o incluso las 02:00 cuando desfallezco sobre la cama de la habitación.


Sin embargo, desde las 18:30 hasta las 21:00 que quedamos para cenar tengo algo de tiempo para descansar en la intimidad de mi habitación.


En estos ratos, de vez en cuando bajo al garaje del Hotel y hablo con Demian. Que si esto que si lo otro, que si tengo que cambiarle las ruedas (otra vez!), que si la nueva del garaje.


Y es ahí donde enmudezco. Y le digo, chico tienes razón. Pero es que no puedo. No me la quito de encima. ¡A estas alturas!. Y, de nuevo mudo, tras una palmadita en la aleta izquierda, me giro, y le dejo ahí, solo. Subo a la habitación.


A pesar de la escasa potencia de los altavoces del portatil el chirriar de los violines al afinar inunda la estacia. El aire acondicionado trabaja tratando de echar el calor de la estancia. Una batuta ordena el silencio.


Me coloco los auriculares…


---------------------------------------------------------------------------


De: Cristina y Sergio Altair
Fecha: Jueves, 30 de Junio 2005. 8:24 pm
Asunto: Allegro

ALLEGRO


Reinventarse asi mismo. Reinventarse asi mismo para no variar. Para continuar siendo el mismo. Redescubrirse para adaptarse. Y luego sentirse igual.


Hay veces en las que todo es igual. Hay veces en las que todo es igual pero no es lo mismo. Hay veces en las que nos empeñamos en que nada ha cambiado cuando nada es igual. Hay veces en las que no queremos afrontar que, aunque queramos, no somos los mismos. Esas veces descubrimos que para serlo tenemos que cambiarlo todo.


Quizás todo es cuestión de olvidar lo de fuera. Quizás sea el momento de saber quienes somos. Si tan solo fuera posible hacerlo con seguridad por un momento!.


Y llega el momento en el que todo se olvida. El momento en el que todo pasa a un segundo plano. El instante en el que al girar la llave solo hay una cosa. La máquina. La ruta.


Los sentidos se inundan. Tu cerebro se centra en una sola cosa. El viento. El olor. El asfalto bajo tus pies.


Sin destino. Kilómetro a kilómetro. Curva tras curva. Pendiente tras pendiente. Aceleras. Frenas.


Ya no eres consciente de tu mismo. Ni de tu tu anterior. Ni de tu tu de puertas afuera. Ni de la adaptación ni la reinvención.


Y el cuentakilómetros marca otra unidad más mientras ves pasar esas curiosas rayas blancas por los espejos.


---------------------------------------------------------------------------


De: Cristina y Sergio Altair
Fecha: Jueves, 30 de Junio 2005. 8:38 pm
Asunto: ANDANTE

ANDANTE


Y aunque a veces no queramos seguimos siendo reflexivos. Sin querer parecer ahora importante, hubo una época en la que Altaïr Co. (¿Quién es Altaïr Co. os preguntareis muchos?) reflexionábamos.


Y lo hacíamos en un entorno que aun no habíamos descubierto más que como un remanso de diversión, paz y sosiego (¡¡¡). Nada era importante. Nada dejaba de serlo.


Pero lo mejor era que no era los únicos que reflexionábamos. Eramos muchos los que lo hacíamos. Y algo sorprendente: no siempre estábamos todos de acuerdo. Pero es que como más disfrutábamos era así.


Y éramos bastantes los que sabíamos compaginar los kilómetros en sociedad con el viaje de la sociedad.


Pero entonces nadie podía pensar en que se tomaran distintos caminos.


Al igual que ahora todos teníamos una historia. Todos teníamos nuestra historia. Y lo bonito era como se juntaban. Como el destino nos habia unido.


Sí. Nos sentíamos especiales. Aquello era algo más allá de la amistad. A veces, quizás fueran los vapores del alcohol, hubiera jurado que estaba con hermanos (bueno, alguno así quedó).


Es muy posible que las motos a pesar de ser la razón no tenía nada que ver. La verdad, en todo este tiempo no he dejado de darle vueltas. Quizás hubiera ocurrido lo mismo si nos hubiera dado por el radio-control, el vuelo ligero o las carreras de tortugas africanas.

¿Quién lo puede saber?


El caso es que nosotros estuvimos ahí. En el momento en que se fundó el MCC, el dichoso MCM. Era el momento en el que la gente dudaba entre comprarse un Hexagon, un B250 o un Pantheon. El momento del

aterrizaje del B400. Momentos en los que el sol iluminaba a todos por igual.



---------------------------------------------------------------------------



De: Cristina y Sergio Altair
Fecha: Jueves, 30 de Junio 2005. 9:03 pm
Asunto: ADAGIO

ADAGIO


Por definición nada bonito dura. Aquel momento especial. Aquel olor a motor de 2t. Aquel olor a ruta. Aquella ruta especial. En compañía de quienes considerábamos especiales.


Aquello no duró.


Pues de tanto leerlo no quiero decir el "aún recuerdo".


Pero allí estábamos Cristina y yo dándole conversación en nuestro habitual Bar Artico. No era un esfuerzo. De hecho disfrutábamos el momento.


Últimamente hemos leído sobre insectos. Metamorfosis. Que bonita manera de retratar lo que a todos nosotros nos ocurrió. Quizás sea mucho mejor hablar de infección. De cómo cualquier virus es capaz de infiltrarse y modificar el comportamiento de una célula sana hasta el punto de fagotizar otras células sanas.


Si esto puedo ocurrir en sistemas de vida simple: ¡Que no puede pasar en algo tan sumamente complejo como nuestros sentires!


Creímos en el cáncer. Dejamos que se nos acercara. Permitimos que nos utilizara como medio de transmisión para llegar a otras células. Poco a poco fue conociendo el todavía no demasiado complejo sistema que

habitábamos.


Me encantaría poder decir que fuimos inmunes. O que estábamos preparados.


Os engañaría.


Hubiera puesto la mano en el fuego por aquel virus. Hasta el punto de que aún sigo sin comprender porque el virus es en realidad un virus. Incluso pienso si los virus no seremos los que nos resistimos a él.


Reinvención. Redescubrimiento de sí mismo. En realidad… ¿no seré yo el equivocado?


Los violines callan. Unas guitarras eléctricas inundan mi cerebro. El Show de los Monstruos llena mis auriculares.


Reinvención. Redescubrimiento de sí mismo. ¿Cómo demonios comenzó todo?. Pero, joder, si éramos amigos. Y luego llego el. Y mi amigo se hizo su amigo. Y los tres éramos amigos.


Ja, ja, ja… que gracia me hace ahora mismo recordar las palabras que ya en nuestra muy muy fria relación me dijo en cierta ocasión: "solo quiero que la gente sepa que no pasa nada por sacar la moto a la carretera y sienta la sensación de mirar por el espejo y ver QUE NO PASA NADA". Pero que gracia.


Poco a poco el virus fue infectando. Hasta romper los lazos (si es que en realidad alguna vez los hubo) entre el que considerábamos amigo.


Aunque pueda parecer lo contrarío no ha pasado mucho de esto. El declive comienza pero nunca sabes cuando termina de descender. Este bajo bajo y bajo mucho. Y nosotros (mejor dicho yo) no lo sabía.


Fue en una noche vieja cuando me dieron el golpe. Aún hoy no he terminado de calibrar los daños de aquel golpe.


Reinvención. Redescubrimiento de uno mismo.


Quien suponía mi amigo no lo era. Quien ya había manifestado otros intereses (¿Qué pasó con el portal Megascooter.net?) se encargó de dar el golpe de gracia. Y cómo disfrutó.


Reinvención. Redescubrimiento de uno mismo.


---------------------------------------------------------------------------



De: Cristina y Sergio Altair
Fecha: Jueves, 30 de Junio 2005. 9:30 pm
Asunto: ALLEGRO ASSAI

ALLEGRO ASSAI


Y el tiempo pasa y los golpes son muchos.


Reinvéntate.


Y veíamos cosas extrañas. Y la carretera es larga. Y no tiene fin.


Y luego www.elhogardealtair.com y muchas más cosas. Siempre mantuvimos el principio. Y en la ruta conocimos a otros muchos.


La decepción seguía ahí.


Oímos nuevas voces reinventando el concepto. Nuevas ideas (¿nuevas?). Nuevas formas.


¿Cuál es la necesidad?


El negro asfalto indica el camino del horizonte.


¿Estamentos?


¿Organizaciones?


Sigue esa linea blanca si quieres encontrar el fin. Seguro que alguien te acompaña. Y si no… ¿Qué más da?


---------------------------------------------------------------------------


De: Cristina y Sergio Altair
Fecha: Jueves, 30 de Junio 2005. 9:44 pm
Asunto: ALLEGRO

ALLEGRO



Y hemos ido viendo como, de manera diferente a nosotros, algunos se acercaron. Cómo fueron infectados por el virus. Como trataron de fagotizar. Y como, algunos antes, otros después, sanaron.


Solo los que vieron el cuerpo antes de enfermar pueden entenderme. Solo ellos pueden entender que aquello fue fruto de algo intangible, espontáneo, sano. Solo ellos pueden creer que ni la genética, ni el desarrollo de las células madres pueden reproducir aquello de lo que yo estoy hablando.


La emoción de creer en lo que no está inventado. La emoción de sentirse un poco más dentro de la profundidad del negro asfalto. De estar un kilómetro más lejos.


Solo uno más.


Sin intenciones políticas. Sin ambiciones comerciales. Sin deseos, ataduras ni compromisos económicos.


Sin pensar en lo que pueden mal interpretar por tu interpretación sobre lo que ya se interpretó como la REVOLUCIÖN MEGASCOOTERA:


Megascooter?


Scooter?


Trail?


RRRRRRRRRs?


Custom?


Muchos nombres para lo mismo.


Después de todo este tiempo lo que he absorbido es que los Megascooters son motos. Que los megascooteros quieren y se autodenominan moteros. Igual que los Scooteros. Lo mismo que los de las trails. Los RrrrrS, los custom.


Cada uno con su estilo. Cada uno con su idea.


Pero ¿acaso no es la clave el mestizaje?


Tuvo su sentido el "asociacionismo" en los albores de los megascooters. Su novedad, sus escasas prestaciones, podian respaldar la necesidad de agruparse. El concepto megascooter nacia. Era algo nuevo. Desconocido.


Solo uno. Con que me lo explique solo uno es suficiente. ¿En que se diferencia un Megascooter de una moto?


Y con todas las motos que existen…. ¿A que se debe esa necesidad de montar Megascooters Clubes…?


Nosotros tenemos suficiente con el asfalto.


---------------------------------------------------------------------------


De: Cristina y Sergio Altair
Fecha: Jueves, 30 de Junio 2005. 9:51 pm
Asunto: PRESTO


PRESTO


Los pistones del Capitan Jack Sparrow giran a 6000 rpm. El medidor de velocidad indica 180 (y otros tantos más) kilómetros por hora.


Altaïr Co. siempre guardaron la esperanza de disfrutar esta dimensión. Nunca encontraron el momento.Pero vieron que era la mejor manera de poder realizar su última aventura.


La aerodinámica de la nueva RT evitaba que el viento golpeara sus rostros. La nave, de la forma más gentil posible trataba de cuidar sus cuerpos.


Aun rodando a ese ritmo a plena carga la reserva de potencia era casi infinita…. La carretera tambien…


En su oscura morada…


... ellos vuelven a pensar cómo volver a entretener a sus seguidores…


… supongo que solo es otro concepto.


No el nuestro.


---------------------------------------------------------------------------


De: Cristina y Sergio Altair
Fecha: Jueves, 30 de Junio 2005. 9:56 pm
Asunto: Fade Out


FADE OUT


Aristóteles definió en la Grecia clásica la reinvención del Hombre: El SUPERHOMBRE: Sin Tribu, Sin Ley, Sin Hogar.


Un saludo a todos,


Ws Altair Co.

www.elhogardealtair.com
www.megascooter.net\aluenda